Oportunidades: Deportes minoritarios versus deportes rey, 1-1.000

Existen dos categorías de deportes, aunque mucha gente no quiera verlo. Por un lado, los deportes minoritarios son aquellos que no tienen tanta visibilidad en medios ni tanto apoyo de las marcas. Son los deportes que la sociedad no reconoce sus logros, y los cuales no se benefician de las ayudas económicas. Al contrario, están los deportes “Rey”, haciendo referencia a aquellos que son más populares en la sociedad. Serían fútbol, baloncesto, tenis y puede entrar motoGP, deportes en los cuales grandes marcas invierten y son más apoyados por los medios de comunicación. Ocupan la parrilla de los informativos, solo dan noticias de estos deportes, y es algo que pasa en todas las cadenas.

Sin embargo, los deportes minoritarios tienen su apoyo por un grupo de seguidores. Además, no son practicados por una minoría, sino que hay un gran número de jóvenes que cada día apuestan más por ellos. Por lo que la denominación de deportes minoritarios no es correcta del todo. Hay centros que imparten estos deportes y tienen el cupo de alumnos completo año tras año, pues con las redes sociales se va despertando más interés por ello.

Ahora hay niños que prefieren hacer Karate tras haber visto a Damian Quintero en las Olimpiadas, o niñas que les apasiona la natación y sueñan con ser Mireia Belmonte. Incluso deportes que no eran tan populares como el SUP (paddle surf), han visto un crecimiento exponencial, tanto que “se ha convertido en la modalidad de los “deportes de deslizamiento” con mayor auge a nivel mundial” como dice Víctor Gallego en su blog.

La mentalidad de la sociedad está cambiando, ya no es fútbol y más fútbol. El abanico se está abriendo para las familias que deciden apuntar a sus hijos a otros deportes “minoritarios”. Pero la parte empresarial no parece avanzar al mismo ritmo. Porque aún hay deportistas de élite que para costear su vida profesional necesitan tener otro trabajo. Muchos son los que han pasado por esta situación, como Ángel David Rodríguez que habiendo participado en mundiales y olimpiadas veía la necesidad de buscar trabajo para poder retirarse. O Saúl Craviotto que es policía Nacional, porque como él mismo relata “Del piragüismo no se puede vivir, es muy difícil”.

Todo ocurre porque las ayudas no son grandes, si un deportista gana una medalla olímpica de oro el premio que le da España son 94.000 euros, de plata 48.000 euros y bronce 30.000 euros. Cuatro años de duro trabajo, de entrenamientos constantes para conseguir una ayuda menor que el sueldo de un jugador de segunda división de fútbol, donde “el mínimo es de 77 mil”.

Está claro que queda mucho camino por delante. Hace falta abrir los ojos y ver que sí que hay un mercado en estos deportes minoritarios y empezar a creer en el potencial que tiene. Si se pudiese hacer una metáfora sería con la historia de la pelea entre Goliath y David, donde el público apostó por el grande. A primera vista tenía todas las de ganar, estaba fuerte y le sacaba tres cabezas al pequeño David. Lo que no llegaron a apreciar fue la astucia e inteligencia del pequeño, quien sabía que por fuerza no iba a ganar. El público se llevó la sorpresa.

Lo que yo haría como empresa es apostar por el pequeño, buscar algo de valor para su público. Ver a los deportes minoritarios como David, porque a medida que más marcas entren en el negocio la visibilidad irá creciendo. El fútbol, baloncesto o tenis es seguido porque así lo hemos decidido, podría haber sido la gimnasia, el bádminton o el kitesurf. Todo cambio empieza por querer, así que queremos que la etiqueta de deporte “minoritario” desaparezca.

Comencemos a hacer ruido para que estos deportes y deportistas tengan las mismas posibilidades y valor, porque trabajan igual o más. No les demos apoyo solo mientras haya Olimpiadas sino en todo el año, porque el mismo potencial que ven en las Olimpiadas lo tienen en los mundiales, europeos, campeonatos nacionales o internacionales. Están llamando a la puerta, toca abrirla para sorprendernos igual que como la gente se sorprendió de David.

KANARA Sport ya está apostando por el pequeño, en concreto, por los deportes acuáticos. Porque nuestra pasión por ellos y el estilo de vida de los amantes del agua nos ha llevado a crear una plataforma dirigida a los deportistas que practican kitesurf, windsurf, surf, hydrofoil, vela, etc. Una aplicación que les ayuda a entrenar mejorando su rendimiento, conectar con la comunidad y divertirse compitiendo entre ellos.

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + cinco =

Blog

Posts relacionados

es_ESEspañol